Hipertensión en el embarazo

¿Por qué es un problema tener presión arterial alta durante el embarazo?

La presión arterial alta durante el embarazo presenta varios riesgos, entre ellos:

  • Menor flujo sanguíneo a la placenta. Si la placenta no recibe suficiente sangre, el bebé podría recibir menos oxígeno y menos nutrientes. Esto puede provocar un crecimiento lento, bajo peso al nacer o nacimiento prematuro.
  • Desprendimiento de placenta. La preeclampsia aumenta el riesgo de tener esta afección, que consiste en la separación de la placenta de la pared interior del útero antes del parto. Un desprendimiento grave puede ocasionar sangrado intenso que puede poner en riesgo tu vida y la de tu bebé.
  • Restricción del crecimiento intrauterino. La hipertensión podría causar un crecimiento menor o retardado en tu bebé.
  • Lesión en otros órganos. La hipertensión mal controlada puede dar lugar a lesiones en el cerebro, el corazón, los pulmones, los riñones y el hígado, así como en el resto de los órganos principales. En los casos graves, puede poner en riesgo la vida.
  • Parto prematuro. A veces, se necesita un parto prematuro para prevenir las complicaciones que pueden poner en riesgo la vida si tienes presión arterial alta durante el embarazo.
  • Enfermedad cardiovascular en el futuro. La preclampsia podría aumentar el riesgo de que tener enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos (enfermedad cardiovascular) en el futuro.

toma de tensión

Tipos de hipertensión que pueden presentarse durante el embarazo

  • Hipertensión gestacional. Las mujeres que padecen hipertensión gestacional tienen presión arterial alta que se produce después de 20 semanas de embarazo. No presentan un exceso de proteínas en la orina ni otros signos de daño en los órganos. Algunas mujeres con hipertensión gestacional con el tiempo presentan preeclampsia.
  • Hipertensión crónica. La hipertensión crónica es presión arterial alta que estaba presente antes del embarazo o que se presenta antes de las 20 semanas de embarazo. Sin embargo, como la presión arterial alta generalmente no tiene síntomas, puede ser difícil determinar cuándo comenzó.
  • Hipertensión crónica con preclampsia superpuesta. Esta afección se presenta en mujeres que padecen hipertensión crónica antes del embarazo y que luego presentan un empeoramiento de la presión arterial alta y de las proteínas en la orina u otras complicaciones relacionadas con la presión arterial durante el embarazo.

La preeclampsia aparece cuando la hipertensión se presenta después de las 20 semanas de embarazo y está asociada a daños en otros órganos, entre ellos, los riñones, el hígado, la sangre o el cerebro. Si no se trata, la preeclampsia puede provocar complicaciones graves, incluso mortales, como convulsiones (eclampsia), tanto para la madre como para el bebé.

Precauciones durante el embarazo

Controlar tu presión arterial es una parte importante de tu cuidado prenatal. Si tienes hipertensión crónica, tu médico tendrá en cuenta las siguientes categorías para las mediciones de la presión arterial:

  • Presión arterial elevada. La presión arterial elevada es una presión sistólica que oscila entre 120 y 129 milímetros de mercurio (mm Hg) y una presión diastólica por debajo de 80 mm Hg. La presión arterial elevada tiende a empeorar a lo largo del tiempo, a menos que se tomen medidas para controlar la presión arterial.
  • Hipertensión de etapa 1. La hipertensión de etapa 1 es una presión sistólica que oscila entre 130 mm Hg y 139 mm Hg o una presión diastólica que oscila entre 80 mm Hg y 89 mm Hg.
  • Hipertensión de etapa 2. La hipertensión de etapa 2, que es una hipertensión más grave, es una presión sistólica de 140 mm Hg o superior o una presión diastólica de 90 mm Hg o superior.

Después de 20 semanas de embarazo, se considera que la presión arterial que supera los 140/90 mm Hg es hipertensión gestacional, registrada en dos ocasiones o más con, al menos, cuatro horas de diferencia, sin que haya ningún otro órgano dañado.

 

Síntomas de la preclampsia

Además de la presión arterial alta, otros signos y síntomas de la preeclampsia comprenden los siguientes:

  • Exceso de proteínas en la orina (proteinuria) u otros signos de problemas renales
  • Dolores de cabeza intensos
  • Cambios en la visión, entre ellos, pérdida temporal de la visión, visión borrosa o sensibilidad a la luz
  • Dolor en la parte superior del abdomen, por lo general, debajo de las costillas y en el lado derecho
  • Náuseas o vómitos
  • Niveles más bajos de plaquetas en la sangre (trombocitopenia)
  • Función hepática alterada
  • Falta de aire, causada por la presencia de líquido en los pulmones

A menudo, la preeclampsia viene acompañada de un aumento de peso repentino e hinchazón (edema), especialmente en la cara y en las manos. No obstante, esto también ocurre en muchos embarazos normales, por lo que el aumento de peso y la hinchazón no se consideran signos fiables de preeclampsia.

 

¿Es seguro tomar medicamentos para la presión arterial durante el embarazo?

Algunos medicamentos para la presión arterial se consideran seguros durante el embarazo, pero los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los antagonistas del receptor de la angiotensina II y los inhibidores de la renina, en general, se evitan durante el embarazo.

Sin embargo, el tratamiento es importante. La presión arterial alta aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular y otras complicaciones graves. Además, puede ser peligroso para tu bebé.

Si necesitas medicamentos para controlar la presión arterial durante el embarazo, tu médico te recetará el medicamento más seguro en la dosis más adecuada. Toma los medicamentos tal como te los recetaron. No suspendas ningún medicamento ni ajustes la dosis por tu cuenta.

 

¿Qué debo hacer para prepararme para el embarazo?

Si tienes presión arterial alta, es importante que se lo digas al médico que esté cargo de tu embarazo, evaluará tu situación particular y tendrá en cuenta cualquier cambio en el tratamiento que tengas que hacer antes del embarazo. Si considera que el caso lo requiere, te derivará al cardiólogo.

Si tienes sobrepeso u obesidad, tu medico te puede pedir que intentes controlar tu alimentación para prevenir posibles problemas.

 

¿Qué puedo esperar durante las consultas prenatales?

Durante el embarazo tendrás consultas médicas con frecuencia. En cada visita te controlarán tu peso y presión arterial, y es posible que debas realizarte análisis de sangre y de orina frecuentes.

El médico también controlará atentamente la salud de tu bebé. Se pueden realizar ecografías frecuentes para seguir el crecimiento y el desarrollo del bebé. El control de la frecuencia cardíaca fetal es importante para evaluar el bienestar del bebé.

¿Cómo reducir la presión arterial durante el embarazo?

Cuidarte bien es el mejor modo de cuidar a tu bebé:

  • Perder peso. Incluso perder unos pocos kilos puede reducir significativamente el riesgo de hipertensión
  • Ejercicio diario. Ejercicio aeróbico moderado, caminar a buen paso, bici estática. Cualquier actividad que aumente el ritmo cardiaco y evitar el sedentarismo.
  • Controlar tu presión arterial. Es importante mantener una rutina de toma de tensión.
  • Dieta saludable. Menos sal, azúcar y grasas saturadas, muchas frutas y verduras. Coma más pescado graso (salmón, sardinas). Aumente su consumo de calcio y potasio con alimentos como frutos secos.
  • Evita sustancias nocivas. Evita fumar,  consumir alcohol y drogas ilegales. Habla con tu médico antes de tomar cualquier medicamento.
  • Evita situaciones de estrés. Intenta reducir la carga de trabajo en casa y en la oficina.

Los investigadores siguen estudiando maneras de prevenir la preeclampsia, pero hasta el momento no han surgido estrategias claras. Si has tenido trastorno hipertensivo en un embarazo anterior, el médico podría recomendarte una dosis baja diaria de aspirina (81 miligramos), comenzando cuando el primer trimestre esté avanzado.

 

¿Qué se puede decir sobre el trabajo de parto y el parto?

Tu médico podría sugerirte inducir el parto antes de la fecha  prevista para evitar complicaciones. El momento de la inducción se determinará en función de cuán bien controlada esté la presión arterial, si tienes una lesión orgánica  y si tu bebé tiene complicaciones, como restricción del crecimiento intrauterino debido a la hipertensión.

Si tienes preeclampsia de características graves, es probable que te administren medicamentos durante el  parto para prevenir las convulsiones.

 

¿Podré dar el pecho a mi bebé?

La lactancia está recomendada para la mayoría de las mujeres hipertensas, incluso en aquellas que toman medicamentos. No obstante es recomendable consultar con el médico sobre los ajustes que deberás hacer en la medicación antes de que nazca tu bebé.

 

Fuentes del artículo:

Deja un comentario